Nostalgia y Convergencia

Hoy en la mañana estaba en el vehículo, camino a la oficina, escuchando la radio la nueva versión de la canción “Celos” interpretada por Fanny Lu. Para mí fue un gran Flashback hacia los años 80.

Recuerdo cuando en el toca discos de mi casa, de la gran colección de LPs de mi padre, se encontraba la producción de Daniela Romo, quién era la intérprete original de la canción. Para mí, la voz -más adulta- de Romo, le proporcionaba a la canción esa sensación real de celos.

Esto me hizo pensar en cómo todo lo que hace 20 años era parte de mi vida, subitamente ha regresado al tapete. Íconos de mi infancia como los Transformers, G.I. Joe, entre otros elementos del entretenimiento regresan desde el pasado.
¿Qué nos pasa? ¿No existe actualmente la creatividad necesaria para continuar hacia adelante? A la verdad sé que trabajar en base a los recuerdos es mucho más seguro que producir elementos nuevos. Ahora, ¿No será que los productos desarrollados hace 20 o 30 años atrás, se han convertido en elementos universales, que no perecen al paso del tiempo?
Eso es lo que quiero creer. Al final de cuentas -como en la tecnología, parece que el entretenimiento está convergiendo (al final, la propiedad de la convergencia es que se toma la misma secuencia con otras formas), apropiándose de lo que realmente le interesa al público. Si la moda es producir en base a la nostalgia, creo que veremos muchos más remakes en el cine y más versiones de las canciones que nos hicieron pasar un buen rato.
Al final de cuentas, algunos comeback dan resultados. ¡Hasta la próxima!

¿Otra vez la conciencia?

Nuevamente retorno a los controles de este blog, para hablar de la conciencia. Hoy tuve una extensa conversación (tenía tiempo que no conversaba abiertamente temas de fe con terceros) con Rafael Pérez de Pez Mundial, la cual fue bastante satisfactoria.

Durante el 2008 escribí mucho sobre la conciencia y creo que este es un tema que debe continuar, para que no la “apaguemos” de repente. ¿Apagar la conciencia? Sí, nosotros lo hacemos y de paso, tampoco nos damos cuenta que lo hacemos.

Es como un celular que de momento pierde la señal con la Telefónica, tienes el aparato, pero no recibe llamadas. Gracias a Dios las llamadas que el Espíritu Santo que dirige a tu conciencia, pueden lograr encender esa conciencia que aparece como “fuera de servicio”.

En Juan Capítulo 8, los hombres llevaron a la mujer hallada en el acto mismo del adulterio, querían lapidarla. Al decirles Jesús: (Juan 8:7)

“…El que de vosotros esté sin pecado, arroje contra ella la piedra el primero”

. Citan las escrituras: (Juan 8:9)

“Oyendo, pues, ellos, redargüidos de la conciencia, salíanse uno á uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros: y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio”.

Mientras ellos tenían las piedras en las manos para lapidarla, su conciencia estaba apagada. No entendían que debía tener misericordia, por tanto todos eran pecadores. Al redargüirles, Jesús encendió la conciencia de cada uno y al estar encendida, vieron que ellos eran tan pecadores como ella.

Es interesante que siempre miremos los defectos de los demás, de la iglesia misma, de los que trabajan en la obra. Lucas 6:41 cita:

“¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y la viga que está en tu propio ojo no consideras?”.

Desde hoy, propongamos realizar los cambios en nosotros y en nuestra conciencia, para entonces hacer vida en nosotros primero antes de exigir a los demás un comportamiento que no tenemos. Sin dejar a un lado, de estar vigilantes del regalo que Dios nos ha dado.

Clave Digital declarado “Pornográfico”

Alex Madera publica algo interesante en su blog, Clave Digital el primer periódico digital de República Dominicana, aparece como un medio pornográfico según Google.es la red social StumbleUpon, que se basa en comentarios y valoraciones de sus miembros.

Esto me trae a la memoria la foto de portada en el Semanario CLAVE (Edición #171) donde aparecían dos niños haitianos desnudos, en el reportaje sobre los pedigüeños de la frontera. Pueden ver la portada (advertencia, si el material puede parecerles desconsiderado) desde aquí. Nota: Anexo foto antes por si desaparece el PDF.


En ese caso, el INDOTEL debió llamarles la atención, puesto como ven en el enlace, en la foto se muestran a los niños desnudos y se abusa de su necesidad para hacer la toma fotográfica. ¿Dónde está el famoso “Espectáculos Públicos”? ¿Quién regula a los medios?

El fotógrafo debió evitar mostrar sus genitales, eso es Pornografía. ¿Dónde está INTERNET SANO? Esa es de las cosas que digo sobre “Demagogia Digital”, un buscador fuera sí les dice que eso es ponografía, mientras los genios de INDOTEL y de la “Moral Dominicana” no dicen nada.

Bueno es ver el programa de Orlando Jorge Mera del domingo pasado. Trató el tema “Alcance y límites de la difusión de imágenes de niños y niñas en los medios de comunicación”, es buen punto para pensar cómo debemos regular.

Creo que soy conservador en ese sentido. Pero, ¿No vivimos en una sociedad ULTRA-CONSERVADORA? En ese sentido, no se debe aprovechar la necesidad de esos infantes, ellos estaban pidiendo.

body{-moz-user-select: none;}var noRightClickMessage=’Disculpe, para obtener una copia, contacte al autor vía formulario.’;  Copyright protected by Digiprove © 2010 Arturo Lopez Valerio

Dominios .do

Desde hace varios días, mediante el grupo ROCK en Facebook, se ha comentado un tema muy importante para todos aquellos que trabajamos en el mercado digital: Si el bloqueo del segundo nivel para los dominios .do, es elitismo o conveniencia de parte de la PUCMM.

Según vemos en el Internet dominicano, sólo las instituciones gubernamentales como el INDOTEL (internetsano.do), La Presidencia de la República (www.gob.do) y la Junta Central Electoral (www.jce.do), tienen acceso al tan preciado dominio -favor comentar si existen otros dominios similares.

Según se expresa en el foro, “las políticas internas de la PUCMM” evitan que se comercialice dominios de segundo nivel .do. Esto sumando al clientelismo institucional evidente, más la falta de automatización para la compra y gestión de dominios, es un tema que preocupa altamente al mercado digital dominicano.

¿Qué es un dominio de segundo nivel?

Todo nombre de dominio termina en un Top-level domain (TLD) o first-level domain name (dominio de primer nivel), que es generalmente una extensión o lista breve de nombres genéricos (de 3 o menos caracteres), o un código territorial de dos caracteres basados en la norma ISO-3166 (con algunas excepciones se han integrado otros caracteres). Las extensiones top-level domain (gTLD) más conocidos son: .com, .net, .org, .info, .name, .biz (puede ver más en wikipedia.org). También puede consultar la lista de top level domains por país.

Dentro de la jerarquía de los nombre de dominios, se encuentran los dominios de segundo nivel (second-level domain, SLD). Éstos son nombres directamente a la derecha de cualquier extensión (.com, .net) y otro top-level domain. Por ejemplo, en el dominio es.wikipedia.org, Wikipedia es el dominio de segundo nivel.

Luego, existen los dominios de tercer nivel (third-level domains), que inician a la derecha de un dominio de segundo nivel. Pueden existir dominios de tercer o cuarto nivel, las combinaciones son “virtualmente ilimitadas”. Los dominios de segundo nivel (o de nivel bajo, dependiendo su jerarquía) son utilizados para designar el nombre comercial de una empresa o institución (por ejemplo, microsoft.com), productos o servicios (por ejemplo, gmail.com). En los siguientes niveles, los dominios son utilizados para designar el uso de los servidores Web (por ejemplo, mail.gmail.com para servidor de correos, www2.ibm.com presenta un segundo servidor, etc.).

En el caso de República Dominicana .do es el top level domain, jce.do es un dominio de segundo nivel, www.rock.com.do es un dominio de tercer nivel. El bloqueo que tiene la PUCMM en los registros, es con relación a los dominios de segundo nivel.

¿Es un tema viejo?

La problemática se ventilado entre los profesionales de la industria digital, pero los esfuerzos nunca han sido coordinados. Individualmente cada “doliente” se ha quejado con el Nic.do, sin conseguir alguna aprobación; tema que luego cayó en el olvido, puesto que nunca se produjo un cambio en la política de la institución.

Recientemente, como apuntamos al principio de este escrito, hemos podido observar un uso más frecuente del dominio de segundo nivel; pese a la “incapacidad” del Nic.do de manejar dichos dominios, vemos iniciativas como Internet Sano y el Portal gubernamental, haciendo gala del tan codiciado segundo nivel.

Con el foro en Facebook, ROCK ha podido despertar el tema y al mismo tiempo, lograr que actores de la industria que generalmente se conocen pero no se hablan, pusiesen expresar la problemática de forma abierta.

Ahora queda en preguntarnos: ¿Algún día la PUCMM y el NIC.do, podrán dar una respuesta oficial sobre los dominios de segundo nivel? ¿Invertirá lo necesario para modernizar el servicio? ¿Permitirán la reventa de dominios para fomentar la libre competencia en el mercado?

Esta es una historia vieja, sí, pero pronto tendremos más datos. Próximamente en su blog, Mite Nishio contará la historia sobre cómo la PUCMM se quedó con el control del dominio (.do). Por lo que tengo entendido, el método que utilizó la universidad dista poco de la metodología que utilizan para la comercialización del mismo.

Como se versa en un fragmento de Lisistrata Odia la Política: “¡Basta ya, por favor!”

Los servicios gubernamentales deben ser accesibles e imparciales (2)

2 de 2

Es la estandarización una de las formas donde podemos lograr la mejora de los servicios al público y sobre todo, catapultar un mejor servicio al ciudadano. Es interesante encontrar en en el II Informe de Monitoreo de la Implementación del Gobierno Electrónico en la Rep. Dom.“, escrito por Mite Nishio para Participación Ciudadana en el 2008, cómo solamente 3 instituciones del gobierno logran aplicar efectivamente el concepto de servicio online.

En el punto sobre el Nivel de Utilidad para la Ciudadanía del informe, Nishio comenta:

“Con una media de sólo 11.33 puntos de 30 posibles, este fue el renglón donde la mayoría de las instituciones no cumplieron las expectativas de estar en una etapa avanzada de implementación de Gobierno Electrónico. Viendo estos resultados podemos decir que con excepción de la SEESCYT, Aduanas y la DGII, que permiten en su Web el pago en línea de los servicios que ofrece, las instituciones del Gobierno Central se encuentran en la etapa 2 de Gobierno Electrónico, que significa básicamente que los ciudadanos pueden hacer consultas de informaciones, pero no pueden efectuar un trámite de servicios y pagarlos por vía Web, y deben presentarse físicamente para realizarlo”.

Este informe pese que no se ha actualizado para el 2009, nos presenta un panorama que no ha cambiado mucho. Reitero, los servicios en los sitios gubernamentales debe ser accesibles para el ciudadano, pero el informe nos presenta sitios alejados del ciudadano, donde no les interesa. Es momento que cada cartera pueda enforcarse en presentar propuestas de servicio y no de noticias políticas.

Ya tenemos una agencia de noticias gubernamental, que repite todo lo que se publica en los sitios del gobierno. Desde el principio ví la idea con buenos ojos, pero en la práctica es solamente “eco mediático”. Si los sitios se enfocaran en ofrecer el servicio al ciudadano y dejar que ANTENA o un portal del gobierno sindique sus noticias, entiendo que podemos tener sitios más eficientes.
Concluyendo con la DGII

Ahora, entiendo que es menester de la DGII no quedarse con las viejas glorias de implementación de normas y proceder a trabajar en las mejoras que necesita su producto. Porque puede ser uno de los mejores sitios en overall en el gobierno electrónico, pero si lo analizamos puntualmente, necesitan mejoras considerables.

La DGII debe mirar a contribuir con la reducción de la brecha digital. En su mejor expresión, debe permitir que los usuarios de software no propietario (Open Source), puedan realizar operaciones en su sitio. Que deje el elitismo forzado por sus programadores y que busquen soluciones que convertir el sitio en la “meca de la accesibilidad del gobierno electrónico”, como lo fue hace unos años. Es posible, solo tienen que recordar que el mundo cambia y no pueden quedarse estáticos.
Esperamos en un futuro cercano, otro Monitoreo sobre el Gobierno Electrónico. Mientras descargue el II monitoreo: http://www.scribd.com/doc/6338858/Estudio-Monitoreo-Gobierno-Electronico-RD-2008

Los servicios gubernamentales deben ser accesibles e imparciales

1 de 2

El uso del Internet en nuestro país está incrementando de forma exponencial a través de los años. Esto se hace presente también en la demanda de los servicios y la implementación de nuevas soluciones en instituciones públicas, empresas y organizaciones sin fines de lucro.

También es entendible que existen tecnologías que predominan unas más que otras. Pero es obvio que cuando un servicio se cataloga como “universal”, es el servicio quien busca las formas que facilitarles la vida a los usuarios que le acceden. Desde ese momento hablamos de usabilidad.

¿Qué es usabilidad?

Según la Oficina Internacional para la Estandarización: “La usabilidad se refiere a la capacidad de un software de ser comprendido, aprendido, usado y ser atractivo para el usuario, en condiciones específicas de uso”. También indica que “usabilidad es la eficacia, eficiencia y satisfacción con la que un producto permite alcanzar objetivos específicos a usuarios específicos en un contexto de uso específico”.

Es decir, que con la usabilidad, buscamos que los usuarios puedan entender y utilizar el sistema, alcanzando los objetivos específicos para el cual fue creado. Cuando llegas a una pantalla y tienes que descifrar cómo se utiliza o tienen que explicarte cómo se usa, no es usable.

Elección tecnológica

Recientemente nuestro gerente financiero en Numericit, estaba realizando las tareas básicas de descargar los formularios de IT-1, desde el sitio Web de la DGII. Pero nos encontramos con algo interesante en el sistema: Si no tienes instalado Microsoft Office 2007, no puedes bajar el reporte.

Entiendo que la plataforma eficiente de la Dirección General de Impuestos Internos, funciona bajo tecnología Microsoft. También es entendible que dicha tecnología tiene sus beneficios a la hora de integrar el Sistema Interno con el Sistema Online. Ahora, no es entendible cómo puede forzarse a un usuario a adquirir un software, cuando está realizando un proceso universal, entiéndase, una obligación que debe cumplir cada empresa en suelo dominicano.

En el screenshot puede observarse que no hay una guía o botón que indique que los formularios, reportes, etc., deben estar en formato Office 2007, 2003 o cualquiera. Esto es una falta grave de usabilidad. Entiendo que los programadores asumieron que es el sistema empresarial de mayor uso, pero esa no es la regla.

Actualmente hay sistemas como el Open Office, Star Office o soluciones en Mac, que son alternativas. La dirección debe tomar una posición más abierta con relación al uso del sistema; un discurso de apertura a las nuevas tecnologías que faciliten a una empresa pequeña que no tenga RD$6,000.00 para invertir en un Office y no quiera piratearlo.

Una opción

Los estándares de documentos abiertos (Open Document Format), que ya el mismo Office 2007 lee y escribe, debe ser una de las opciones para los usuarios del site. Un documento abierto, puede ser procesado en diferentes plataformas, por lo cual, es más comprensible que la DGII pueda asumirlo como formato opcional (de hecho, debe ser asumido por el Estado).

Una indicación sobre la descarga (en vez de asumirla automáticamente) sería un gesto muy responsable; sabemos que somos aún un país del tercer mundo, no debemos asumir que los usuarios estaremos siempre online o tengamos una tecnología pre-instalada.

Falta mucho por hacer en materia de tecnología, si queremos avanzar a través de los servicios y la democratización del acceso a la información, un buen inicio sería el empezar a incorporar los estándares internacionales (e imparciales) a los procesos “universales” de nuestras instituciones.