No soy un webmaster


La controversia de hoy inicia por unas declaraciones realizadas via Twitter, en donde declaraba mi parecer sobre la pregunta que ronda la web sobre: Si Worpress es mejor que Joomla.

Reitero mi punto de vista -que expongo desde mi punto de vista como emprendedor: WordPress facilita a una persona que está sola y tiene que gestionar un sitio vertical u horizontal de pocas categorías. Joomla es mejor cuando existe una taxonomía más compleja -gracias a Jose Marmolejos por su aporte- y requieres manejar permisos de usuarios relacionados a servicios.

Muchas veces -en 7 años que tengo utilizando Mambo/Joomla– que hacer un sitio simple era complejo de inicio, ya que Joomla me obliga a definir una serie de variables que a la verdad no iba a utilizar. Al final de cuentas, solo quería postear un contenido, lo cual, una estructura de Blog como la de WordPress le facilita la vida a uno.

Justificando el Webmaster

Muchas veces, los propietarios de sitios tienen que convertirse en Webmasters, ya que la plataforma que les instalaron es compleja. Muchos le instalan un CMS o Framework como Joomla, otros hablan de Plone; cuando lo que el cliente solo necesita llevar una serie de contenidos cronóligicos, para eso existe el blog.

Ahora, muchos abandonan la gestión de su propio contenido ya que no pueden trabajar los detalles de la plataforma y resulta mejor contratar a un profesional. Ahí se justifica a un Webmaster. Mi punto crítico sobre este tema, es cuando el profesional no trabaja para satisfacer al cliente, sino para mantener su cargo -justificándolo por la complejidad del sistema- en vez de ser sincero y plantear la solución correcta.

He visto muchos sitios que un CMS le quedaba grande y eso extingió el proyecto. Hay otros que por “filosofía” debieron instalar un CMS y lo que tienen es un Blog. Quiero a los radicales -sobre todo aquellos que twittean- recordarles que en las TICs no deben existir apasionamientos, sino como científicos -gracias Addys Then, aportar las soluciones que mejor satifagan la necesidad del concepto a corto, mediano y largo plazo.

Por eso hago mi “poke” a los webmasters, que dejen los apasionamientos y rompan el paradigma: Todo el que presta un servicio, debe beneficiar a su cliente, en vez de mentirle y complicarle para justificar su labor. Al final, cuando lo descubre, como quiera pierde el cliente y peor aún, una buena referencia -que es la mejor paga.

“Un flaco favor para los CMS”

Entonces, ¿debo defender una plataforma? ¿debo brindar la mejor solución a mis clientes? Creo que la última es la correcta. Sobre todo en República Dominicana, donde tenemos la tendencia de comprar la tecnología que no vamos a utilizar.

Cuando aplicamos un CMS para una empresa o institución que no tiene cultura de Gestión de Contendos o ECM, es difícil que el sitio web rompa el paradigma de la institución o empresa. Sencillamente se contrata un técnico -que generalmente no sabe de contenidos- para actualizar el sitio con lo que aparezca.

Es por eso, que las empresas en nuestro país no pagan el valor por los servicios digitales que ofertamos, porque somos nosotros los primeros culpables de no agregar valor a nuestra oferta al mercado.

No teman

¿Ahora resulta que soy enemigo del CMS? No, he sido desde el 2000 uno de los propiciadores del uso de gestores de contenido. Ahora, si tengo años trabajando para equilibrar las cosas en términos de oferta y demanda.

Para poder pedir mejores condiciones al mercado, debemos ofrecer una oferta con valor real. Si por mi comodidad o preferencia, siempre utilizaría Google Apps Sites, para desarrollar sitios simples o semi-complejos. Pero no todo el mundo “capta” la escencia de Google Apps.

Nuestro deber es siempre romper con el paradigma; al no ser flexibles o justos en nuestros planteamientos, nuestra marca personal (o comercial) pierde valor al descubrirse el trasfondo de nuestros planteamientos.

En pocas palabras, Keep It Simple…