Soy un emprendedor: Yo no me rindo

Image

Recibí la invitación para acompañar a mi colega Mite Nishio en el segundo día de la Primera Feria de Emprendedores República Dominicana, en un panel donde conversamos sobre emprendimientos tecnológicos. La acogida al panel fue impresionante, estábamos a casa llena con un público que tenía mucho interés en el tema.

La primera Feria de Emprendedores es un evento que busca ser parte del cambio y contribuir al progreso de nuestra sociedad, ha sido instalada en el 4to nivel de Ágora Mall, siendo un éxito rotundo en asistencia (me informaron que más de 4,000 personas han visitado el evento).

Mite inició con su presentación de emprendimientos tecnológicos, donde nos ilustró sobre cómo emprender, organizar las ideas, hacer el caso de negocio, el plan de negocios, dónde buscar inversionistas, presentando la amplia gama de soluciones que hay en el país para los emprendedores.

La experiencia de Mite en el Orange R&D Skill Center y en la habilitación de emprendimientos dentro de diferentes empresas de la industria telefónica, se ve reflejada en el transcurrir su presentación.

Luego, presentamos al Cloud Computing como herramienta de la cultura emprendedora, donde buscamos que los emprendedores aprendan a dar un valor real a sus emprendimientos. Queda claro que la tecnología “cloud” ha sido la catálisis para los emprendimientos digitales y por tanto, mostramos la experiencia de las “punto-com” —de hace 13 años atrás– para que comprendan lo delicado que es la sobrevaloración de un proyecto o empresa.

El argumento más importante es hacer entender a los emprendedores locales que los emprendimientos tecnológicos —basados en la nube– son negocios intangibles. El marco impositivo actual está diseñado bajo un modelo de importación de bienes —fuente de ingreso fundamental del fisco, los negocios digitales son la antítesis de dicho modelo.

Ante esto, los emprendimientos tecnológicos están severamente castigados —desde la perspectiva impositiva, donde los incentivos a emprendedores que están circulando últimamente son simplemente una pomada ante un mal que afecta y afectará al CashFlow de los emprendimientos.

Ante estos retos —aparte de los estructurales que son parte de las TICS y el mercado Móvil que pueden llevarnos al desánimo, es oportuno apelar al espíritu emprendedor de la feria: #yonomerindo. Agradezco al equipo de @emprendedoresR, a Linda y a David Collado, por las atenciones y la invitación que recibimos con entusiasmo y honor. Gracias a @AngieLopez08 por las fotos.

Te preguntamos…

 

El dilema de emprender en un mercado saturado

Este escrito no se refiere a ningún software libre, sino a una etapa de la vida del emprendedor criollo.

En la ultima década, el sueño de todo profesional es convertirse en el dueño absoluto de su tiempo –por lo menos en algún momento de su vida. La cultura emprendedora ha sido acogida a todos los niveles sociales.

El riesgo que asume todo profesional —me incluyo en la frase– al dedicar el 100% de su tiempo a su emprendimiento es alto si verificamos las condiciones de nuestro país. El riesgo es mayor cuando el emprendedor selecciona una categoría saturada.

¿Categoría saturada? Sí, una categoría donde todos hacen lo mismo. Generalmente son las más fáciles de abordar (quizás porque pueden copiar el trabajo de otros) pero en la realidad son las más difíciles de rentabilizar.

Si piensas dedicarte por entero a tu pasión y que el emprendimiento sea tu fuente principal de ingresos, debes seleccionar muy bien el nicho donde te vas a desenvolver. No es lo mismo cuando tienes un trabajo y tu emprendimiento es considerado como un ‘picoteo’, las decisiones que tomas diariamente son muy diferentes.

#OpenChest

Cuando haces la transición del trabajo al emprendimiento considerando que vas a tomar las decisiones de igual forma —sin arriesgar el cash flow, es el momento cuando en buen dominicano decimos: “se te puede abrir el pecho”.

Open Chest (pecho abierto) es la consecuencia de considerarte invulnerable. Por más conocimientos que pueda tener un emprendedor y todos los amarres que pueda realizar para posicionarse en su categoría, si no considera el factor tiempo, puede chocar con la gran pared llamada realidad.

Me preocupa la gran cantidad de emprendedores peleando en la misma categoría, arriesgándose a ser considerados como mediocres cuando tienen un gran potencial.

Crea tu categoría

Si se analiza la cultura emprendedora y se revisa el efecto de los “valleys” que internacionalmente han marcado la diferencia en el planeta, podemos darnos cuenta que el primer consejo que sale de todas las conversaciones es la necesidad de “re-inventarse”, mas bien “re-inventar la categoría”.

La única oportunidad del emprendedor para destacarse es convertirse en innovador. Al innovar se corre riesgo de fracasar pero nunca serás considerado como uno más del montón.

Otra estrategia que he visto en algunos emprendedores es la “sustitución”. El emprendedor selecciona una marca o figura persiguiendo sus pasos hasta que la misma —dentro de su ciclo de vida- entre en la etapa de declive. En ese momento el emprendedor adopta el modus operandi del anterior proclamando para sí el espacio o la categoría. En muchos casos, el “sustituto” niega la existencia del anterior —C’est la vie.

La comunidad perdida

A diferencia de otros mercados, el nuestro es bastante competitivo. Los emprendedores trabajan como islas donde es evidente la falta de coordinación y comunicación entre los mismos. Pueden usar la misma tecnología, utilizar los mismos proveedores, pero nunca compartirán entre ellos las buenas prácticas.

Eso se traduce en que los factores externos del mercado los golpean constantemente sin tener más remedio que asumirlos sin reclamo. El miedo a perder la ventaja competitiva hace que los emprendimientos y que muchos negocios PYME sean presa de sus propios clientes o usuarios.

Como he dicho antes:  El networking es la herramienta —comprobada en Silicon Valley, que dinamiza a las industrias jóvenes como la nuestra.

Quien logra en una categoría saturada convertirse en conector tiene la ventaja de sobrevivir. Más aún, puede lograr ingresos de múltiples fuentes en el momento cuando la realidad del “cash flow” contraste sea inferior al salario que decidimos dejar atrás.